Lección No. 600 Sean vírgenes. Oren.

Leccion Numero: 

600

Lección

No. 600

Sean vírgenes. Oren.

1. La virginidad y la oración deben ser, para ustedes, estados, pero en crecimiento, como el agua de los ríos, según se los he dicho, que cada vez va a mayor profundidad.

2. La virginidad, en esta espiritualidad, tiene un lenguaje fresco y nuevo. Equivale a pureza o limpieza y libertad de todo lo que no es de Dios.

3. La primera revolución de este lenguaje es su separación o independencia del marco etimológico y tradicional; lo cual le da amplitud nunca antes sospechada.

4. Sin virginidad Dios no ocupa el "templo vivo" de ustedes en sí.

5. La virginidad es activa y pasiva a un tiempo mismo; por eso se somete y da. Esto es: por eso, es acto de acción y de sumisión o entrega.

6. Es activa en cuanto es fruto de la voluntad de quien la asume.

7.Es pasiva, en cuanto es fruto de la acción de Dios, en quien la acepta.

8. Sin el concurso de la voluntad de Dios y la del hombre, no se da y no tiene la capacidad creadora para expresar la presencia de Dios.

9. La virginidad es por lo tanto, más seria, profunda y necesaria del alcance que se le da corrientemente. Por eso, sin ella, no habría nacido el Salvador; porque no se habría encarnado; no por incapacidad de parte suya; sino, porque Dios no violenta la voluntad y libertad del hombre.

10. En esta espiritualidad, la exigencia de la virginidad es la clave para recibir, vivir y dar a Jesucristo. Por lo mismo, ella es su carisma. ¿Lo entienden?

11. No se puede ser de esta espiritualidad sin virginidad. Por tanto sean vírgenes.

12. La oración es otro de los carismas imperativos para ustedes.

13. Sin oración no se ahonda en la relación con Dios. Por eso la insistencia reiterativa de: "oren, oren, oren..." "...oren antes de orar; oren orando, oren después de orar".

14. Estados vitales y personales de virginidad y oración deben ser el tributo de los fieles, en esta espiritualidad, a la Iglesia y al mundo. Con esos tributos perfeccionaran la Iglesia y santificándola, y consagraran el mundo, santificándolo.

15. Oren, oren, oren

      Oren siempre
      Sean oración.

16. Imiten a María Santísima, la Inmaculada Concepción y siempre Virgen, Madre, Maestra y Modelo para ustedes.

 

Undefined

Páginas