Lección No. 715 No teman. Síganme.

Leccion Numero: 

715

Lección

No. 715

No teman.  Síganme.

1.- Para seguir a Dios hay una condición que es doble, en sí:

a) Negarse a sí mismo (ser pobres de Dios, ser vírgenes) y

b) Tomar la cruz que se les dé.  Esto es, aceptar las circunstancias que siguen a la negación, sean cuales fueren.

Esto ya se les ha dicho y explicado en Actas anteriores, con paternal paciencia y pormenores.

2.- Aceptadas las dos proposiciones anteriores, se impone el acto de seguir, el cual es un verbo que se da en imperativo; pero sujeto a la propia voluntad del que la escucha.

3.- "Seguir" a.... tiene dos exigencias: una pasiva y otra activa: "dar" y "recibir"

4.- Activamente se le da a Dios la entrega personal.  Pasivamente, se recibe de Dios su entrega personal.  El resultado es la unidad de pensamientos, de propósito y de acción.

5.- El que sigue obra en armonía.  No hay seguimiento verdadero, sin armonía verdadera.

6.- La armonía verdadera es el acuerdo genuino de dos voluntades.  En el caso de la alianza: Dios y hombre: es el perfecto acuerdo entre la voluntad de Dios y la del hombre.

7.- El resultado genuino del seguimiento de Jesucristo es la aceptación de la Palabra de Dios y la sumisión a ella, por parte del hombre, hasta dejar hacer la voluntad de Dios en él.

8.- De esta sumisión voluntaria y gozosa, del hombre a Dios, resulta el cumplimiento cabal, por parte del hombre, del Mandamiento mas grande de la Ley de Dios:

"Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu mente"  (Mateo 22, 37)

 y del más grande de mis propios Mandamientos, después de aquel en que les mando amarse (Juan 15,17):

"Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial" (Mateo 5, 48)                                                                  

9.- La perfección, que es la armonía, es la misión suprema de ustedes, como fruto de la alianza que se da, como fruto, a su vez, de la doble aceptación, ya señalada, que a la vez es una doble entrega: "De Dios al hombre y del hombre a Dios" por y solo por amor.

10.- La perfección es lo más alto en la relación hombre-Dios-hombre; porque es lo más alto del don de Dios: "haber creado al hombre a su imagen y semejanza, para hacerlo santo y, en consecuencia, feliz".

11.- El hombre fue creado por Dios para ser feliz.

12.- Ser feliz es responder con amor, el hombre, al amor de Dios; de lo cual resulta la plenitud del amor de Dios o salvación en el hombre.  La cual solo Dios la hace.

13.- Sigan a Jesucristo y sigan en Él, al Padre; porque Él es el Camino que los lleva al Padre, para que, el Padre, cumpla su voluntad de santificación y de felicidad en ustedes, por  amor.

14.- Sigan a Jesucristo sin temor y, Él, les basta.

15.- Seguir a Jesucristo exige:

a) Escuchar su Palabra,

b) Vivirla y

c) Practicarla.

Para lo cual es preciso:

a) Negarse a sí mismo,

b) Tomar su cruz y

c) Seguirlo.

16.- Oren, oren, oren... Oren siempre. Sean oración..

17.- Imiten a Maria Santísima, la inmaculada Concepción y siempre Virgen, Madre, Maestra  y Modelo para ustedes.

Spanish