Lección No 61

Leccion Numero: 

61

Lección

No. 61

 

 

Humildes con dignidad.

 

1. Sean humildes; pero dignos.

2. Ustedes son de Dios y nadie que lo sea deja de tener el sello de su origen. La marca que lo identifica. La conducta que revela el árbol y la fuente.

3. No olviden lo que tantas veces han oído:

"Las águilas no comen moscas."

    Los de arriba no descienden a nutrirse de basuras.

4. Y, ¿qué son moscas o basuras?

  • Todo lo que no es digno; por importante y útil que parezca.
  • Mosca es el canto falaz y fatal de las sirenas.
  • Las alucinaciones de éxitos efímeros.
  • Los placeres que satisfacen apetitos transitorios con riesgo de lo imperecedero y vital.
  • Es todo aquello que estimula el desenfreno de las leyes del instinto.
  • Mosca o basuras, es la nada camuflada de poder.

5. Nada es malo, mientras se halle en Dios.

6. Todo es malo cuando reta a Dios.

7. El hombre tiene aspiraciones transitorias y trascendentales; mediatas e inmediatas; esenciales y accidentales.

  • Transitorias son todas aquellas que están al alcance de sus posibilidades.

          Estas, no son malas, se hacen malas cuando suplantan lo esencial, trascendental           y mediato, lo cual, en estricta verdad es del orden de Dios. 

          Como transitorias son caducas.

  • Inmediatas son las que estan inmersas en el propio tiempo del sujeto y, por lo mismo, están sujetas a las medidas y circunstancias de ese tiempo.
  • Accidentales, son todas aquellas que pueden o no ser y que, por lo tanto, con o sin ellas, todo se da, por otros cauces, medios y fuentes.
  • Las trascendentales, mediatas y esenciales, dejan de estar sujetas a las incertidumbres, caducidades e inmediateces de los hombres, para ascender a alturas y finalidades del orden esencial, trascendental y mediato de Dios.

8. El mal no está en las aspiraciones de una y otra clase; sino en la subversión de los valores.

  • En tomar lo transitorio, accidental e inmediato, como trascendental, esencial y mediato.
  • En prescindir de aquello que está en las posibilidades de Dios; para quedarse con lo de las propias posibilidades del hombre, juzgándolas, por su facilidad de acceso, decisivas, vitales y esenciales.
  • No es malo que el hombre aspire a desarrollar al máximo sus capacidades personales y de grupo.
  • Ese es el querer de Dios; porque, para eso, Dios lo ha creado al hombre, para señor y dueño de todo lo creado y de sí mismo; pero en Dios.
  • Malo es creer que Dios se opone a eso y prescindir de Dios con maldad, soberbia e imprudencia.
  • Mala es la soberbia de creerse igual o superior a Dios.

9. El castigo a esas posturas de soberbia es la soberbia sin dignidad, que es el vértigo de altura.

10. Consecuencias de esto:

  • Miopía moral.
  • Fracaso rotundo a corto o largo plazo.
  • Falta de verdad, de amor y de justicia.
  • Ausencia de paz.
  • Confusión de ideas.
  • Realidad caótica.
  • Mundo inhabitable.

Observen la realidad histórica del mundo sujeto a la soberbia cientifista y dominado por ella.
¿A qué aspira el hombre, dentro de su marco social, si no es a metas impuestas por sus logros y a premios creados, aun por sus fracasos?
¿Qué es, para decirles algo, el Premio Nobel, por ejemplo, si no es la resultante de las paranoicas fuerzas, alimentadas de fines catastróficos e injustos, a cual más proclives y letales?
¡Y, mira, el endiosamiento con que algunos, los más, se creen prepotentes!
Cuántos premios nobel, son, en el fondo, basuras endiosadas, sin dejar de serlo y con angustiosísimo destino; porque, ellos, han cambiado el verdadero premio, que es el Cielo, por algo igual que pompas de jabón.
Mira todo el esfuerzo del hombre, empeñado en el logro de posiciones caducas, transitorias, así sean las más altas posiciones de un Estado y los más altos honores terrenales.
¿De qué le sirve al hombre ganar todo lo terreno, esto es: lo accidental, transitorio e inmediato si pierde lo esencial, trascendental y mediato que es Dios, que Soy Yo, el que Soy, el Santo de los santos, El que no pasa, el Omnipotente, el Único, el Uno y Trino, el que Es, Dios, tu Dios y tu Señor?...

Undefined