Lección No. 37 4° PASO PARA PERSISTIR.

Leccion Numero: 

37

Lección

No 37

4° PASO PARA PERSISTIR.

Reúnanse periódicamente y en forma regular.

1. No caminen solos.

La soledad no es buena, se los dije ya.

La absoluta soledad es mala; enloquece, descontrola, engaña.

En ella, el malo está y él es mentira.

Busquen la soledad llena de Dios; aquella, en la que Dios es palabra y silencio; esto es: diálogo.

Y, Dios, no es soledad.

Uno y Trino es.

Y, por lo mismo vida es.

La soledad de Dios es vida. Al fondo es Dios.

Es abandono en Dios.

Y Dios es todo.

Solo el Basta.

2. Reúnanse en forma regular.

Esto crea hábito. El hábito o costumbre de integrarse.

Esto, a la vez les muestra y enseña, que son incompletos; que por ustedes, en sí, no se bastan; que tienen necesidad de otros y, esto, a su vez, les demuestra, que el grupo no es suficiente; que el no basta. Al fondo y a la postre, les demuestra, que necesitan de Dios.

Y que es Dios, quien, en si y por si basta.

3. Tengan tres tipos de reuniones.

A. Con ustedes mismos: para descubrirse a ustedes y situarse.

Esta debe ser frecuente. Casi diría ininterrumpida.

Ustedes deben interiorizarse en forma permanente.

Esto trae dos resultados:

. Aprenden a conocerse.

. Aprenden a conocerme.

Y, como frutos esenciales.

. Se humillan.

. Se hacen sabios, con Mí Sabiduría y prudentes, con Mí prudencia.

. Se santifican.

B. En forma periódica, pero regular, con el grupo trinitario, propio.

Esto es, con la Célula climática, como pueden también llamarla; porque su frecuencia, estimula, en ustedes, un clima de seguridad y libertad, estimulante para el crecimiento de la fe y para la persistencia.

Esto, además, me hace descubrir; porque agudiza el modo de ver mis signos.

Los estimula al reconocimiento y a la gratitud.

De eso surge un mayor conocimiento de ustedes, de su Salvador y del Padre Celestial, que al Salvador les da.

En la reunión se crece. Pero la reunión debe tener siempre el sello de Dios.

Para eso, el secreto es orar.

. Oren, como ya lo saben.

C. A mayor espacio pero también con regularidad periódica, reúnanse en mayores asambleas.

Reúnan los grupos trinitarios o células climáticas, para unificarse y extenderse, sin tratar de hacer montajes ni monstruosas estructuras físicas y humanas.

. Reúnanse, para orar.

. Reúnanse, para ser agradecidos y humildes, con el Señor, con los hermanos y con ustedes en sí.

Esto es: para amar con el amor de Dios.

. Reúnanse para rectificar y corregir pasos mal dados, errores cometidos.

Esto les hace humildes.

. Toda corrección sea en amor, a la luz del Espíritu Santo en oración profunda como ya lo saben.

. Oren.

. Oren.

. Oren.

. Oren siempre.

. Reúnanse los sábados, como está indicado ya.

. Especialmente, el 1° y último del mes.

4. Reúnanse, para hacer memorias de Mí gracia, del Don de Dios y a bendecirme.

Estas 3 finalidades deben tener todas las reuniones de ustedes.

A. Si hacen memoria de mis gracias, se enamoran.

Y, el amor, como bien se les enseña, por un santo, en el libro Camino, es el secreto de la persistencia.

Si hay amor hay persistencia.

Si no hay amor, surge el hastío.

La única ley que obliga en el espíritu es el amor. Porque es el amor el motor que mueve la voluntad internamente, para el bien.

Así como el odio, la mueve para el mal.

El amor es de Dios.

Es Dios.

El odio es del diablo.

Es el diablo.

B. Si recuerdan el Don de Dios, crece el amor y se hacen sabios.

El gran Don de Dios es el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo da sabiduría.

La Sabiduría verdadera; la que es de Dios.

El, los hace sabios y prudentes y, por ende, eficaces y santos.

El, hace que ustedes persistan en el bien y lo realicen.

Para eso:

. Oren.

. Oren.

. Oren.

. Oren como ya lo saben.

. Oren siempre.

. Sean oración.

C. Si se reúnen para bendecir a Dios, se hacen gratitud y bendición.

Dios los bendice.

Y la bendición de Dios los hace bendición.

Siendo bendición llevan a Dios con amor y gratitud.

Para esto:

. Oren.

. Oren.

. Oren.

. Oren, como ya lo saben.

. Oren siempre.

. Sean oración.

. Oren al Padre.

. Oren al Hijo.

. Oren al Espíritu Santo.

. Oren con María.

. Oren con José.

. Oren como María y José.

. Oren con los ángeles.

. Oren como los ángeles.

. Oren.

. Oren...

. Oren...

. Oren siempre.

. Sean oración.

Amen.

Di a Jacques, Mí amado loco simple, que no se canse de seguir.

Hay ríos turbios y llenos de peligros, pero él, es nave protegida y lleva un gran designio.

En él van Mis señales adelante.

Y, ellas, lo protegen.

María con sus ángeles, que son Mis ángeles, lo guardan.

El Espíritu lo guía.

Que no tema.

Que siga.

Y que, ahora que conoce el secreto de Mí nueva Orden, la riegue por el mundo y en los medios a donde, él, es enviado.

Mí Orden debe ir de prisa a las raíces de la Iglesia y de la historia.

Pero debe ser regada con prudencia. Solo con hechos de vida. Y, cuando yo lo inspire, solo entonces, en forma directa, en su totalidad, según Yo lo revele.

Que visite a Germán en Dallas.

Allá, con él, podrá hacer algo que yo quiero, antes que éste, vuelva a tu país.

Será el comienzo de la catolicidad de la Iglesia allí dispersada en fracciones que deben retornar a sus orígenes.

Ellos no corran.

Pongan solo la semilla según Mí inspiración y beneplácito.

Que lo amo y lo bendigo.

Es la respuesta que esperaba.

A Margarita Tobar que la veo y que la amo.

Esto la llenará de gozo y empezará a curar su cuerpo con una sanación seria de su espíritu.

Que se arrepienta a profundidad siguiendo el modo de hacer el examen de conciencia, como lo he enseñado.

La necesito. Pero la quiero limpia en el espíritu.

Ella no entiende.

Hay rencores y celos egoístas y envidiosos que no la dejan avanzar, que frustran nuestro encuentro y, por ende, su salud.

Que grabe las actas en cassets.

Su voz tiene carisma y hará bien el oírla, a muchos, según Mí beneplácito.

A Jorge Alberto, Mí curita Simple, que no deje paso a Jacques, sin un mejor contacto. El tiene palabras que son Mías y responden a dudas y marcan señales, para él.

Bendice a los hijos de Mí Impresora.

Bendice y recoge en tu casa a Carlos Arturo y a Rosalba. Quiero que vivan Mí experiencia contigo, en esta Navidad.

Diles que es Mí voluntad que pasen contigo y tu familia y Mí grupo, estos días.

Que para eso los traje.

A Janeth de Lozano, atráela.

Quiero que experimente también los pasos de la reconciliación igual que Sofía. Eso les hará bien.

Bendice a tu mujer sin acercarte. Ella sentirá necesidad de hacerlo. Pues va a tener un desengaño y así podrá entender quien Soy y que tú eres Mí bastón de ciegos, para todos, aun para ella y que si quiere andar sin tropiezos debe en ti apoyar sus pequeñeces.

Bendícela.

Bendíganla.

Esta sola, por soberbia y necesita luz, Yo soy la Luz y quiero entrar a hacer morada en ella.

Bendice tus hijos. Yo los amo.

Bendice a los hijos de Mí Rusa y Mí Impresora.

Dale una bendición muy especial a Manuel Francisco.

Es la hora.

Por hoy no vayan a Ayapel.

En este año no lo hagan. Pero si quiero que sea después. Bendice a Hernando. Bendícelo.

Manden, con tu mujer una copia de las Actas a Orlando, para que él, con toda la prudencia saque 10 copias y te las mande.

Que él, para él, una saque.

Que no las muestre a nadie, hasta que no haya luz y orden para ello.

Pero que, él, y su mujer las lean y mediten. Y que transmitan viviendo, sus lecciones.

A ellos los quiero, para hacer crecer Mí orden en la Costa.

Que esa será su bendición.

Que sean prudentes.

Sean todos prudentes.

El sábado haya misa en Mí Santuario, el de Mí madre, que los es, por Mí querer.

Vivan a profundidad el día.

Por hoy basta.

Bendiciones.

Bendiciones.

Bendiciones.

Raya

 

 

6:14 a. m.

 

Spanish

Audio: