Lección N° 78 No se precipiten. Oren.

Leccion Numero: 

78

 

Lección

No. 78

No se precipiten. Oren.

 

1. No sean impacientes.

    . No se precipiten.

    . Oren.

   . Frenen sus impulsos personales de cambio y de conquistas. Eso, aun con los mejores propósitos, no es bueno; porque mata muchas cosas, dilatando el plan de Dios, que es      respetuoso, aunque seguro y siempre fiel.

Ese es el estilo de Judas; no el de María que es el estilo del que Es, porque, Ella, de suyo nada tiene y nada da.

Judas, para obligarme a redimir, creyendo hacer mi voluntad, me vendió y llevó al sacrificio; de ese modo, María a pesar de la traición de Judas, no dudo. Esperó solamente. Todos fueron a mi tumba. Ella, no; porque creía que no permanecería yo, como un cadáver, porque siempre para Ella fui y soy la vida.

2. No quieran hacer por mi, lo que yo, quiero hacer de otra manera y a mi estilo. 

    . Respeten la dignidad de cada persona, quien y como quiera que ella sea.

    . Cuando trabajen por mí y para mí, no olviden: la mejor forma de hacerlo es la oración.

  . Nadie ha evangelizado a Mi favor más y mejor que María, la Inmaculada Concepción y siempre Virgen; pero a la vez nadie ha respetado más que Ella, la dignidad de los demás.

   . Respeten.

El respeto, ya se los he dicho es la manifestación mas elocuente y la que mas convence del amor.

   . Respeten la dignidad y las ideas de los otros.

   . No violenten la libertad.

Recuerden: el corazón del hombre se abre solamente desde dentro. El no tiene otra llave que el amor.

   . Amen y entrarán al corazón de sus hermanos.

   . Amen y ayudarán a Dios, a ganarse el corazón de sus hermanos.

3. No traten de perder el tiempo mostrando cátedras inútiles de demostración de Dios y del poder y del amor de Dios.

A Dios nadie lo demuestra, ya se los he dicho.

A Dios solo se lo muestra y se lo da, como María: con silencio y amor.

No hace falta demostrar que esa bola de luz que se ve, se llama y es el sol. Basta señalarlo y todos lo comprenden.

   . Señalen a Dios con el estilo de sus vidas y Dios se adueñará del mundo, no por la fuerza y la violencia que El no quiere y no es su estilo, sino por el amor, que tal es El.

4. No hagan comparaciones odiosas entre el bien y el mal; entre lo que ustedes creen y los otros creen. No olviden el adagio "ir por lana y regresar trasquilado".

¿Quién les asegura que el conquistado en la aventura, al modo de ustedes, no sean ustedes?

Lo bueno se vive y disfruta. El modo de vivir y disfrutar eso es lo que convence. Por eso el mal convence y arrastra; porque quienes lo viven y disfrutan, lo hacen en tal forma que parece que ese fuera el bien, lo bueno.

5. Para obrar como Dios quiere, se requiere ser humilde.

Ser humilde en relación con Dios, es hacer su voluntad. Dejarlo a El, hacer su voluntad, en y a través de ustedes, tal como María.

6. Hagan ejercicios constantes de respeto y de amor.

Para eso oren.

7. OREN.

 

Spanish