Lección 7 No se cansen de orar

Leccion Numero: 

7

 

Lección

Nº 7

No se cansen de orar

* Oren, para controlar y dominarlos elementos naturales. No hay otro medio ni herramienta.

* Oren, bendiciendo el átomo del agua y del aire y del fuego y de la tierra, en sus elementales y simples integrantes; protones, neutrones, electrones y las más elementales partículas, aun no descubierta y que son a los protones, etc., lo que estos son al átomo.

Este es una fuerza de poder ilimitado; pero controlable a capricho, por la sola acción de nuestra mente y que, por ustedes, con mi ayuda, pude ser, en igual forma, dominada.

Así también es con los virus. Y con todo.

* Oren, pues, Oren. Oren. Oren sin descanso.

* Aplaquen, con oraciones los que, en otra forma no lo obtienen.

Si no fuera así, crees que tan dolorosas consecuencias observadas por ustedes en estos quince días, para no ir más lejos, no las evitarían ustedes a su modo y no las dominarían riendo de nuestra ineficacia?

No acabaré con la especie y con la tierra de ustedes, pero aun quedan por beber tragos amargos, para ustedes. Y todo por capricho, por soberbia por el orgullo de creerse omnipotentes y de pretender ignorarnos o matarnos. Por no sacar provecho a la lección de Noé y los paganos.

* Construyan el Arca y métanse en ella. Los que tal hacen se salvan y salvan para bien.

* El Arca es María, les he dicho.

* María, a la vez, y porque ese es nuestro querer, es la orante, con oración eficacísima. Esto es, conmigo.

Yo Soy, en verdad la oración de Ella. Por eso, no hay súplica de Ella, que no sea aceptada por mi Padre Celestial.

* Oren, pues, con María, la Inmaculada Concepción, sí, en verdad, quieren obtener favores del Altísimo.

* Usen el signo de la Cruz, bendiciéndose ustedes y, bendiciendo, a las otras criaturas, en el Nombre y con la bendición del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

* Acentúen la oración individual y colectivamente, haciéndolo, por cada uno de los simples elementos y de las criaturas elementalísimas que les señalo: partículas de tierra, fuego, aire, agua y microorganismos; microbios, virus.

* Orar por ellos, es llenarlos de amor. Es llenar de amor el Cosmos. Esto es, armonizar, equilibrar el ambiente.

* Esto deben saberlo incluso los ecólogos.

Esto lo supo Francisco de Asís, por obra del Espíritu de Dios, en él.

* Oren, por cada una de las personas, que pueblan, integrándolo, un ambiente, a partir de ustedes.

Esto es llenar de amor a las personas en lo individual, para, colectivamente hacer que el hombre y el conjunto de ellos, llamado sociedad, pueblo, familia, etc. se llenen de amor.

Si tal ocurre hay cambios notorios y eficaces.

¿Con qué armas, crees y creen que laboran y han laborado los santos?

¿Qué tiene Teresa de Calcuta, para hacer el bien, en un mundo de odios?

La respuesta es obvia: Amor.

El amor de ella y sus hermanos. Y, eso, solo con oración se tiene y da.

* Llénense ustedes de amor, por eso Oren. Oren. Oren, por ustedes en lo personal, primero y bendíganse a ustedes en sí, como ya se los he dicho.

No se puede dar de lo que no se tiene, les he dicho.

* Oren, para que el Espíritu Santo llegue a ustedes y los colme de amor.

* Vacíense, Vacíense, Vacíense, si quieren lograr que el Espíritu este en ustedes y obre con toda su eficacia.

* Sean pobres de Dios, como María.

El secreto es dejarse vaciar por el Espíritu, para dar campo al Salvador, en ustedes.

Sí Él está, todo se da como por añadidura.

* Sean esclavos de la Esclava, de verdad.

Pero de verdad, dejando en Ella, todo lo de ustedes, para que, Ella, que va del Espíritu guiada, los guíe a la vez, con amorosa dirección.

* Dispónganse. Disponerse es entregarse totalmente. Esto es ustedes, en ustedes, vivan, a profundidad, los pasos del Seminario, "María, Señal de Jesucristo". Todo a partir de ustedes.

* Oren, desde ustedes, por ustedes y por todo, en la forma ya enseñada.

* Admitan, crean esto.

* Créanlo ustedes y, aunque los otros no lo crean, Nosotros, el que Somos, Dios, el Unico, el Santo de los Santos, la Trinidad Santísima, viniendo a ustedes haremos, en ustedes morada y desde ustedes, al modo nuestro, daremos el amor.

* Oren, Oren. Oren, pues ustedes los que creen.

.  Bendigan, bendigan, bendigan, ustedes los que creen.

* Amen. Amen. Amen, pues, ustedes los que creen.

* Hagan lo anterior como ya les hemos dicho y enseñado.

* Oren, Oren, Oren, pues, con fe.

* Oren, Oren, Oren, pues, llenos de confianza.

* Oren. Oren. Oren. Pues, llenos de confianza.

* Crean, confíen, esperen, en el que es digno de fe, digno de confianza y digno de esperar en Él.

* Nosotros, lo prometemos, vendremos a ustedes; no encarnaremos en sus vidas y, desde ustedes, nos daremos.

* No teman. Oren.

Hay fuerzas desencadenadas que, aun muchas lágrimas arrancarán de ustedes y a María la Inmaculada Concepción.

* Protéjanse ustedes y protejan, salvando a sus hermanos, con las armas de prevención y de defensa que poseen y saben como manejar: María y la Cruz. Unidos a ellas, que son mis dos signos exclusivos, Oren.

La oración es el modo operativo. Por eso, cuando les hablé en mi 3º Acta del Grupo sembradores de Paz, para el modo operativo, de esto les hablaba. Para esto es el grupo: para orar.

Esto, pues, hagan todo en mi orden

* Oren. Oren. Oren.

No hay otro medio operativo y eficaz.

* Oren. Oren. Oren, siempre, por ustedes y por los que no lo hacen o su oración es deficiente. Siempre unidos a María Santísima, la Inmaculada Concepción.

Tú no dejes de orar por tu mujer. Es el medio que tienes, para que ella sea curada de sus traumas. Así no dejarás que, para ella, se pierda mi eficacia.

* No se cansen de confiar en el Confiable.

* No se cansen de ir adelante y arriba. Esto es a Él.

* No se cansen de honrar y de seguir a María, la Inmaculada Concepción.

* No se cansen de orar, aunque parezca que eso es insensato e infructuoso.

Pero así son los cimientos en las grandes obras y las raíces de los árboles.

No se ven. No parecen tener sentido. Sin embargo, ¿qué sería y será de los edificios sin base y de los árboles que carecen de raíz?

* La oración es más eficaz de lo que creen. Y, sobre todo, cuando ella está hecha y asistida por María, la Inmaculada Concepción, cuya oración, se los repito, Soy Yo, el que Soy, el Santo de los Santos, Dios, tu Dios y tu Señor, el Único.

Hoy intensifiquen la oración.

* Oren. Oren. Oren.

* Hagan que muchos oren.

* Aconsejen, según logren y puedan hacerlo, a usar la oración al modo y para lo que Yo les he enseñado: para bendecir lo que no es malo; pero que, a veces, va cargado de mal, por el maligno.

* Bendigan y enseñen a hacerlo, las partículas elementales de los cuatro elementos señalados.

* Bendigan los virus y demás microorganismos.

* Bendigan el cuerpo y la mente de las personas.

* Bendigan los ambientes.

* Bendigan la naturaleza y el cosmos.

* Bendigan cada uno de los sentidos de los hombres.

* Bendigan los impulsos, los instintos, las tendencias de hombres y animales.

* Bendigan a los buenos y a los malos.

* Bendigan los hogares.

* Bendigan los gobiernos, sus ejércitos y mandos.

* Bendigan las leyes igual las Justas que las malas, pues, todas frutos son del hombre y para él.

* Siempre partan de ustedes en sí.

* Ustedes sean los primeros en ser bendiciones por ustedes; para que el Espíritu Santo esté en ustedes y Yo obre.

Por hoy basta.

Bendiciones.

Bendiciones.

Bendiciones.

Raya

 

 

4:20 a. m.

Raya

 

 

 

 

Spanish