Lección 17 Pedro y María, cabezas visibles de la Iglesia

Leccion Numero: 

17

 

Lección

Nº 17

 

. María es, con Pedro, cabeza visible de la Iglesia; de la verdadera Iglesia Católica, Apostólica, Romana.

. María representa el ser perfecto de la Iglesia verdadera, Católica, Apostólica, Romana.

. Pedro representa el ser peregrinante de la Iglesia pecadora en vía de perfección.

. Pedro es el ahora de la Iglesia en marcha.

. María es el mañana de la Iglesia redimida - redentora.

. Pedro es la expresión de la Iglesia integrada por la esperanza y la proclividad del hombre.

. María es la expresión de la Iglesia verdadera, como Nosotros, el que Somos, Dios, tu Dios y tu Señor, el Uno y Trino, la queremos:

Una, Santa, Perfecta, Inmaculada.

. La Iglesia verdadera, Católica, Apostólica, Romana, no puede ser sin la paternidad visible de Pedro, representada en el tiempo, por sus sucesores y la maternidad visible de María que en el tiempo, no tiene representación ninguna y que, por eso, es permanente, eficaz, indelegable, intransmisible, como así es, nuestra invisible y perpetua asistencia.

. La Iglesia, mi Iglesia verdadera, Católica, Apostólica, Romana, no puede ser sin la maternidad permanente y real de María, la Inmaculada Concepción,

. Madre,

. Maestra,

. Modelo y

. Mandamiento de amor.

. No puede haber, por eso mismo, otra Iglesia verdadera, paralela o diferente de la Iglesia católica, apostólica, romana; porque solo a Esta, hemos dado, por nuestro personal querer y decisión, a María, como Madre, Modelo, Maestra y Mandamiento.

. Igual que en el Cenáculo, creada fue por el Espíritu; igual que, a Pedro, como cabeza visible de Ella, lo constituimos en la última Cena y lo confirmamos en la orilla del Jordán, el día del milagro de la 2a pesca, después de mi resurrección, al preguntarle tres veces y tres veces ordenarle; así, a María, por nuestra decisión y nuestro querer personalísimos, como testamento supremo, Madre perpetua de la Iglesia hicimos desde la cátedra magisterial y única de la Cruz, sobre el Calvario:

"Juan: he ahí a tu Madre".

("Iglesia creada: he ahí a tu Madre, Maestra, Modelo y Mandamiento").

"María, mujer: he ahí a tu hijo", a tu Iglesia, en él (el fiel), representada.

. Quién puede modificar los planes y designios del que Es?,

. Nadie!

. Por eso, nadie se apropie el derecho de reformar lo consumado por Mí, el que Soy, Único sacerdote real y verdadero, Dios, el Uno y Trino, el Santo de los Santos, Señor Único y Verdadero, Dios Único y Verdadero.

. Adulteran quienes pretenden reformas, desoyendo esto.

Igual que los insensatos maestros y doctores de la Ley que me crucificaron, esto hacen Conmigo, nueva y repetidamente, en mi Iglesia, quienes esto hacen.

. No hay, no puede haber, no habrá otra Iglesia verdadera que la católica, apostólica, romana, integrada con la paternidad o cabeza visible de Pedro, prolongada en los sucesores, Pontífices, hechos tales, por voluntad del que Somos (los Papas) y, sin la maternidad visible, perpetua e indelegable e insustituible de María Santísima, la Inmaculada Concepción, Madre, Modelo, Maestra y Mandamiento, por nuestra única, omnímoda e insuperable decisión y gracias.

. No hay Iglesia verdadera sin la maternidad de María; porque así es nuestro querer.

. Nadie, en mi Iglesia verdadera, pues, aparte el perpetuo señorío maternal de María, nuestro sello visible, el arca eterna de la alianza del que Somos, con el hombre.

. Nadie crea que hay otra Iglesia verdadera, fuera de la católica, apostólica, romana, única, en la que Nosotros, los que Somos, Uno y Trino, hemos dado como mandamiento y memorial de gracias a la Inmaculada Concepción, Madre del Verbo Encarnado, en cuyo vientre se gestó la Iglesia.

. No hay, no ha habido y no habrá ninguna Iglesia verdadera, fuera de la católica, apostólica, romana, en quien a María hemos constituido:

Madre,

Modelo,

Maestra y

Mandamiento. 

. MEMORIAL,

Testamento es, de nuestra voluntad suprema, irrevocablemente consumado en el instante supremo de la Cruz.

 

DIOS es:

Alfa y Omega

Principio y Fin

María es

su reflejo

terrenal.

 

. No quiero decir, con ésto, que nadie pueda salvarse fuera de esta Iglesia; porque nuestra gracia es imprevisible; pero sí, que el medio seguro es, en esta Iglesia, teniendo como sello de garantía, por Nosotros, el que Somos, dado y, por lo mismo, aceptado, en forzosa y eficaz aceptación.

. María, pues, es la lección eficaz, para obtener la vida eterna.

. El que Es, así lo ha querido.

Por qué?

Porque esa es su voluntad y porque, a El, nadie puede hacer que obre de modo diferente a como El quiere y hace.

. No hay, no ha habido, no habrá otra Encarnación ni de otro modo, Ella se hizo y consumó en las Entrañas purísimas de esta Virgen, Siempre Virgen y para esta maternidad exclusivamente hecha. Por eso: es,

Fue y

Será

Siempre Virgen e Inmaculada. Otra descendencia no tuvo, ni tendrá que Yo, el que Soy, el Único, con el Padre y con el Espíritu Santo.

Solo en Mí es Madre, por el misterio de Mí cuerpo místico, de todo el genero humano, incluyendo, por misterio y gracia, a quienes fueron concebidos en el tiempo maternal de Eva; porque la gracia de Dios, en el misterio Redentor, tiene efectos liberadores, redentores retroactivos.

Y, por esto mismo, Ella, la Inmaculada Concepción y siempre Virgen María, es, Madre, por acción del Espíritu Santo; querer del Padre y decisión del Hijo, de la Iglesia creada, para santificación, perfección y salvación del hombre.

. María es única en el misterio de nuestra Redención.

. Como tal, hónrenla!

. Como tal, imítenla!

. Como tal, obedézcanla!

. Como tal, ámenla!

. María es la Insustituible; porque es nuestro sello y nuestra Alianza.

. Arca es de nuestra alianza, por amor, con ustedes.

 

 

Spanish