Lección 121 Multiplíquense en células trinitarias.

Leccion Numero: 

121

 

Lección

Nº 121

Multiplíquense en células trinitarias.

1. Lo primordial es la individualización y personalización de cada hombre.

2. No haya masas libres; sino hombres libres.

3. Las masas libres corren el riesgo de sojuzgar y esclavizar al hombre: negándole el valor de su libre albedrío. Esto es de su dignidad innata.

4. Los hombres - individualmente libres hacen comunidades libres.

5. La libertad individual tiene sentido, cuando el hombre aprende, en sí, a disfrutar para su bien de los dones que Dios le da para su bien: verdad, justicia, paz interior, servicio o mejor, capacidad de servir, de avanzar, de ayudar, de respetar y de impulsar a sus hermanos; amar, etc.

6. El hombre no está hecho para desarrollarse solo, como si únicamente él existiera y nadie y nada más.

De ahí surge la necesidad de que esta individualidad o unidad primaria que es el hombre individualmente visto, se una en agrupaciones secundarias o células trinitarias de las cuales, la principal exponente es la familia, como reflejo, viviente de esa célula extraordinaria y sobrenatural y única que es la Santísima Trinidad, Un solo y Único Dios y Tres Personas distintas, diferentes y con fines diferentes, en sí, aunque con un solo y único fin, en la totalidad, por la fuerza coherente y unitiva del Amor.

7. En la familia hay una unidad de intereses potenciados vitalmente por el amor y como en la Santísima Trinidad, de la cual es reflejo, debe ser reflejo, tres tipos diferentes de personas con individualidades y actuaciones diferentes: el padre, la madre, los hijos. Su aglutinante es el amor.

8. Por eso hay que defender y preservar la familia cristianamente aglutinada.

En esta nueva Orden, la familia tiene particular importancia, como consecuencia de la imperativa presencia de Dios de Quién la Orden, en cada uno de sus integrantes, se declara esclavo, en la esclavitud por amor, de María, la Inmaculada Concepción y siempre Virgen.

9. La Iglesia y todo otro tipo de sociedad terciaría, son consecuencias y exponentes de esta realidad: presencia individualizada del hombre en la agrupación celular secundaria - trinitaria; la cual debe ser preservada en su esencia y defendida en su integridad e integración individualizante.

10. La Iglesia verdadera Católica, Apostólica, Romana, Una Santa, Católica, Apostólica, está hecha, por Dios, para salvaguardar el plan de Dios: mantener en cada hombre, su dignidad de hijo de Dios, la cual el mismo Dios respeta y estimula.

11. La familia, como célula trinitaria debe ser mantenida y defendida en su esencia; para mantener en la Iglesia y en la sociedad civil. Política el ambiente propio para el desarrollo pleno de la individualizada personalización del hombre.

12. Las células trinitarias de ambientación cristiana, como factor secundario vital del plan de Dios en bien del ser y libertad de cada hombre, deben ser estimuladas, multiplicadas, mantenidas.

13. Hay que tener especialísimo cuidado con estas células, de las cuales, la familia es exponente, como reflejo de la familia o célula sobrenatural esencialísima y única que es la Santísima Trinidad.

14. La principal función y finalidad de la Iglesia es esto: mantener vivo el plan de Dios con cada hombre, en la sociedad y para bien del hombre.

15. La Orden trinitaria de los simples Esclavos de la Esclava de Dios, no puede tener otra finalidad que vivir, encarnando, para testimonio, este criterio en la Iglesia y en el mundo.

16. Para eso Imiten a María. Vivan como Ella. Obren como Ella

17. Oren, oren, oren...

 

Spanish