Lección 12

Leccion Numero: 

12

 

 

 

La Lección

Nº 12

 

De hoy, es pues, en síntesis:

  • Sean Uno, como uno somos el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo.

  • No se puede ser uno sin amor.

  • El Amor es el aglutinante vital y es, la Unidad consolidada.

  • No se ama sin vida ni se vive sin amor.

  • El amor y la vida son Uno, en el fondo.

  • Si se vive y se ama se es alegre.

  • La vida, el Amor y la Alegría, siendo diferentes, son, como Nosotros, uno; porque se correlacionan, como el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo, en su esencia.

  • La alegría, como el Hijo es la Santísima Trinidad, es la cara visible de la vida y del amor.

  • El amor, es el Espíritu Santo y la vida es el Padre.

  • El Padre, por eso crea.

El amor por eso plenifica.

La alegría, por eso expone, relaciona, santifica y encamina.

En la esencia de Dios, estos tres elementos son indispensables y genuinos. Por eso, solamente el que de Dios es, los lleva en virtual esencia y ministerio.

Nadie que no sea de Dios, los lleva como son.

Nadie, sin Dios, los puede vivir y dar. Nadie da lo que no tiene.

Da adulteraciones, caricaturas, falsas y burdas copias, pero no lo que es. Por eso nadie, sin Dios, que es la vida, vida da. Nadie, sin Dios, que siendo Trino, es Uno, da Unidad. Por eso, donde Dios no está no hay Unidad y caos hay. La desarmonía es fruto del Espíritu del mal, que muerte es, y odio y amarga soledad.

No hay, donde Dios no está, Unidad. Y, todo el Universo, ha sido creado: para vivir, amar y ser alegre.

De ahí se derivan:

  • Capacidad de comprender.

  • Paz.

  • Justicia, (que es armonía)

  • Entrega.

  • Libertad.

  • Capacidad de servir.

  • Felicidad.

  • Todo lo cual se deduce a:

  • Unidad.

  • Armonía.

  • Equilibrio.

En síntesis: Amor.

En esto radica el secreto del Paraíso, que el hombre perdió con el pecado, por consejo del maligno y cuyo camino de retorno desatina, por la misma acción del tentador y malo.

El secreto y la consigna es, para ustedes en Mí Orden:

  • Amen.

  • Sean Uno.

  • Vivan.

  • Sean alegría.

  • Sean justicia.

  • Sean mansedumbre.

  • Sean humildes.

  • Sean verdad.

  • Hagan esto.

  • Vivan esto.

  • Den frutos de amor.

  • Den frutos siempre.

  • Den frutos para saciar el hambre de los otros.

  • Llenen de armonía los espacios

  • Colmen de amor el universo.

  • Sean amor.

  • Sean luz y sal del mundo.

Para esto:

  • Oren. Oren. Oren.

  • Oren como ya les he enseñado.

Por ahora los bendigo.

A Ariel Alarcón y su familia bendíganlos.

Yo los veo. Y eso basta. Díganles así, en la oportunidad que Yo señalaré.

Por hoy basta.

 

Bendiciones.

Bendiciones.

Bendiciones.

Firma JESUCRISTO

( 7,50 a.m. )

 

////

 

Spanish