Lección 317 Sean pueblo virginal. Sean modelo de pueblo virginal.

Leccion Numero: 

317

 

Lección

N° 317
Sean pueblo virginal. Sean modelo de pueblo virginal.

 

1. La Iglesia verdadera, católica, apostólica, romana, es familia de Dios; porque está integrada por una pluralidad de personas unidas por un mismo credo, bajo una misma autoridad y cabeza; pero con diversidad de individualidades, características y circunstancias.

2. Dios, en la Iglesia, respeta al hombre como es, en su dignidad y libertad individuales. Por eso no lo violenta ni siquiera para hacerlo feliz. Esto es: para redimirlo.

3. María, copia de Dios, respeta, igualmente, la libertad y dignidad del hombre. Por eso lo ama, sin importarle caracteres, razas, circunstancias y criterios.

4. Fuera de la Iglesia verdadera hay hombres a quienes Dios ama, como padre que lo es de todos y a quienes quiere rescatar.

5. María Santísima, copia de Dios, ama igualmente a todos los hombres.

6. Las gentes de fuera de la Iglesia verdadera hacen que aquella, se convierta en pueblo. Es el pueblo de Dios, en cuanto mira a la totalidad de los hombres existente.

7. La Iglesia es, ahora, la familia de Dios.

8. La Iglesia es, con miras al mañana, el pueblo de Dios, en orden a la Cristofinalización.

9. Dios es Padre común de todos los hombres.

10. Dios, como Padre común, envió a su Hijo Jesucristo, para la salvación de todos.

11. Jesucristo es el Salvador de todos los hombres.

12. Para que la salvación sea posible, y llegue a todos los hombres, es preciso que cada hombre, en sí y para sí, la acepte libre, individual y voluntariamente.

Dios no la impone. La dio y la ofrece permanentemente.

13. la salvación existe para todos. No se impone. Para que se individualice debe haber aceptación individual, libre y voluntaria.

14. Mostrarla, con claridad y con respeto, es el más alto grado del amor de Dios.

15. María Santísima, copia fiel de Dios, no puede hacer otra cosa que insinuarla con respeto y eficacia.

16. El respeto es fruto del amor y el amor es propio de Dios, de quien requiere su presencia y asistencia.

17. La lección de María Santísima, la Inmaculada Concepción y siempre Virgen, dada a través de este paso o lección

("María pueblo virginal")

consiste en concretar implícitamente una serie de afirmaciones:

a. Dios es amor.

b. El amor, ante todo, respeta.

c. Por ser amor, Dios respeta la dignidad, voluntad y libertad del hombre.

d. Dios es libertad.

e. Dios libertad da libertad.

f. El hombre es creado a imagen y semejanza de Dios.

g. El hombre, ante todo es libre, por ser hecho a imagen y semejanza de Dios.

h. Dios no se contradice. Por eso, Dios respeta la libertad y dignidad del hombre.

i. Los hombres no son creados en serie.

j. Cada hombre es uno, único e interrelacionado, como cada una de las piezas de un rompecabezas.

k. Dios es padre de cada uno de los hombres, como ellos son en sí y, como tal, quiere su felicidad.

l. La felicidad es el mayor regalo de Dios para cada hombre.

ll. Por respeto a la dignidad y libertad del hombre Dios no le impone su mayor regalo (la felicidad). Lo invita a recibirlo.

El hombre elige.

m. la Iglesia verdadera es el ambiente o medio eficaz para hacer posible el regalo de la felicidad o salvación del hombre, según el plan, criterio y voluntad de Dios.

n. Los hombres, acogidos a la Iglesia verdadera hacen una familia. Sin embargo siguen siendo libres y como tales, aún en ella, tienen libertad de optar. Pueden aceptarla o no. Y Dios respeta esa decisión, aunque le duele.

ñ. La totalidad de los hombres, dentro y fuera de la Iglesia verdadera, hacen un pueblo.

o. Dios, frente al pueblo, ve a cada hombre y quiere, como padre, que lo es, su felicidad o salvación. Pero respeta la voluntad y libertad del hombre.

p. Dios, con miras a la salvación o felicidad plena del hombre, en su nivel individual, concibe la Iglesia como un pueblo. El pueblo de Dios.

Su plenitud posible está en ser el pueblo de Dios con capacidad salvífica para todos los hombres.

q. Es misión de la Iglesia la salvación individual de todos los hombres.

r. La misión salvífica de la Iglesia exige dos notas:

Amor y virginidad.

El amor como aglutinante.

La virginidad como cauce o plataforma del amor.

rr. La misión de la Iglesia no se da sin amor y este, sin virginidad. Pues, sin ella, Dios-amor, no está y no hace.

s. Fruto de la presencia de Dios es el respeto a la dignidad y libertad del hombre. Por eso, la Iglesia, en esta acción salvífica, requiere ser amor.

t. María, Madre, Maestra y Modelo, es copia de Dios y, como tal, le enseña a la Iglesia y al hombre, en su nivel individual, cómo amar y, por lo mismo, cómo salvar.

u. Salvar es equivalente a amar.

v. Amar es entregar. Más: es entregarse.

18. María Pueblo Virginal, enseña cómo relacionarse con cada uno de los hombres, no solamente con los católicos, apostólicos, romanos, sino con todos, aún con los ateos, con los perversos y, en general, con todos, respetándolos, por amor, en su dignidad y libertad; en sus bienes y culturas; en sus atributos y circunstancias.

Enseña, igualmente, a que cada individuo aprenda o sepa cómo debe vivir en sí, frente a los otros y cómo debe contribuir a crear o formar ambientes.

19. Oren, oren, oren...

Oren siempre.

Sean oración.

20. Imiten a María Santísima, la Inmaculada Concepción y siempre Virgen.

Por hoy basta.

Bendiciones, bendiciones, bendiciones.

Raya

8:07 a.m.

Firma Secretario

Repitan:

Dios mío:

limpia mi corazón para que hoy día haga tu voluntad y este Contigo.

Amén,

Raya

Spanish

Páginas