Lección No 146 Déjense santificar.

Leccion Numero: 

146

Lección

No 146

Déjense santificar.

 

 

  1. Dados los primeros pasos del Seminario "María, Señal de Jesucristo", cumplida la primera parte: "Recibir a Jesucristo", el Salvador resucitado, dejen que Dios tome cuerpo en ustedes, enraizado en ustedes con su Espíritu. Déjenlo hacer. Abandónense en Él. Crean en Él. Confíen en Él. Esperen en Él.
  2. La presencia de Dios, en ustedes, los impulsa a seguir, indefinida, permanentemente, dando pasos constantes de pobreza, esclavitud y entrega a Dios; por el progresivo y constante crecimiento de Él en ustedes. Dios es siempre más y por ende, donde está, crece. Si Dios crece, esto es: si se da más y más, en quien a Él se da, aquel por fuerza, también crece y, al crecer, necesita dar y darse más. Por eso, el crecimiento espiritual del creyente se hace imperativo y lógico.
  3. No se cansen pues, de insistir, resistir y persistir, para vaciarse de todo lo que no es de Dios y así crecer e todo lo que es de Dios.
  4. No lo olviden: el mal es como el pasto de quicuyo: planta constante, resistente e invasora. Combátanlo sin tregua y siempre. Siempre hay riesgos; porque el malo, mi enemigo es su señor y él, no duerme. El es resistente, insistente y persistente.     Solo la insistencia, resistencia y persistencia en Dios, los hace libres. Solo la resistencia, insistencia y persistencia en Dios, los hace inmunes, persistentes, resistentes e insistentes contra el malo y contra el mal.
  5. Fíense de Dios. Crean en Él. Confíen en Él. Esperen en Él. Usen las armas de Dios, métanse en sus cuarteles, rodeen a María. Imítenla, óiganla, síganla. Fíense de Ella. Ella es Señal segura, segurísima de acierto. Por eso es, corredentora y salvadora es; porque en Ella, quien Es, es Jesucristo, el Salvador resucitado y Jesucristo es Dios.   En Ella, por tanto, solo Dios Es. Y, Él, es el que Es, el Santo, el Único, el Uno y Trino, la Trinidad Santísima.
  6. Crean, confíen, esperen.
  7. Oren, oren oren... Oren siempre. Sean oración.
  8. Oren y vigilen.
  9. Hagan con frecuencia y a la luz del Espíritu Santo, todos los pasos del Seminario "María, Señal de Jesucristo" no como rutina, sino como el atleta que, para crecer en destreza y aptitud se ejercita sin tregua; como el artista que no cesa de ejercitar su arte para adquirir destreza y perfección.
  10. Miren a María Santísima, la Inmaculada Concepción y siempre Virgen. Imítenla. Óiganla. Síganla. Madre, Modelo, Maestra, Misterio, Mensaje y Mandamiento es de Dios; dada por Dios a ustedes, para que sepan cómo acertar en lo de Dios; hacer su voluntad y ser de Dios.
  11. No bajen la guardia. 
  12. Oren y vigilen. Oren, oren, oren... Oren siempre. Sean oración.

 

Spanish